Naci y crecí al mundo de la guitarra de la mano de mi tio Alfredo Lagunar, primer oficial en Contreras, una de las marcas de mayor prestigio y reconocimiento a nivel mundial, guitarras del maximo nivel en su concepción, procesos de elaboración, y acabado.                 De su mano aprendí y descubrí los secretos de su construcción, los de la acustica, la ejecución, todo  paso a paso, sin atajos; dificilmente podía encontrar mejor maestro y mejor escuela. Despues de 30 años en la firma llegó el momento de crear mi propia marca y mi propio camino,  de seguir investigando e innovando desde una base y experiencias inmejorables.